«Entender el dolor de los demás es estar a favor de la legalización del cannabis para uso medicinal» – Entrevista a Albert Estrada

«Entender el dolor de los demás es estar a favor de la legalización del cannabis para uso medicinal» – Entrevista a Albert Estrada

Por: Laura Rueda Medicinal

Albert Estrada es aficionado a los juegos de rol, género en el que ha publicado El secreto de los Nimblekins. Pero además, está  especializado en Bioquímica Clínica. Sin embargo, se dedica profesionalmente a la criopreservación y a la endocannabiología, ya que es uno de los pocos especialistas de la medicina cannábica en nuestro país. En YesWeSkunk hemos aprovechado para charlar con él, con motivo de la reciente publicación de su apasionante libro, El médico del cannabis (Editorial El Ángel). ¡Quédate para saber más!

«Entender el dolor de los demás es estar a favor de la legalización del cannabis para uso medicinal» – Entrevista a Albert Estrada

Laura Rueda- El cannabis es tendencia mundial, sin embargo tú estás considerado como uno de los pocos especialistas de la medicina cannábica en nuestro país, ¿en qué punto consideras que se encuentra España en esta materia?

Albert Estrada: Depende. A nivel de investigación creo que España bien puede considerarse puntera en el mundo, gracias al trabajo de científicos como el Dr. Guzmán y la Dra. Sánchez y del esfuerzo de entidades como la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. A otros niveles, considerando la clase política que hemos elegido para representarnos y las garantías jurídicas que ofrecen nuestros tribunales, capaces de fallar hoy una cosa y desdecirse mañana en favor de los bancos, creo que España está donde le corresponde, a la cola de Europa y del mundo. A nivel de atención a los pacientes, gracias a la profesionalidad y dedicación de muchos profesionales sanitarios valientes y también de la labor de las organizaciones de pacientes y usuarios de cannabis, pues estamos mejor de lo que podría esperarse, atendiendo a las circunstancias en las que tenemos que lidiar. Buena parte de la ayuda sobre el cannabis que reciben los pacientes la reciben del personal sanitario regular que les atiende, no de ningún especialista si es que me puedo considerar como tal.

Laura Rueda- Acabas de publicar El médico del cannabis, un libro que cuenta tu experiencia tratando a enfermos con la planta. ¿Qué puede encontrar el lector en este libro?, ¿qué nos puedes adelantar?

Albert Estrada: Bueno, el libro se ha construido en un tono coloquial y conversacional. De hecho, nace de una serie de entrevistas, y en él cuento lo que podría explicar a cualquier paciente que acudiese a mi consulta en busca de consejo profesional. Asimismo, he aprovechado para compartir algunas reflexiones muy personales, y que no tienen por qué ser siempre acertadas, sobre cómo funciona este mundillo, que creo que le confieren un valor añadido al libro. No es un texto aséptico, como otros libros que hablan de cannabis medicinal, pero creo que eso es positivo, no negativo.

También creo que es muy interesante la parte de testimonios, de pacientes que cuentan su experiencia y con los cuales el lector puede empatizar debido a la mayor cercanía. Muchas veces descuidamos este aspecto humano y creo que, aunque brevemente, el libro da una interesante pincelada al respecto.

Laura Rueda- Para quién nunca haya escuchado hablar de ella, ¿qué es la endocannabiología?

Albert Estrada: Me encanta que emplees ese término, pues creo que pone en valor una especialidad médica que está surgiendo en estos momentos y que se sustenta en el estudio del sistema endocanabinoide, y por extensión de los fármacos y substancias capaces de interactuar con él. Igual que no hay “aspirinólogos”, sino cardiólogos o neurólogos, en el mundo del cannabis medicinal nos conviene abandonar la preeminencia de la sustancia, del cannabis en sí, y centrarnos en la fisiología humana sobre la que opera, que es el verdadero campo médico a desarrollar. El término lo acuñó mi buena amiga, la Dra. Raquel Peyraube, y espero que pronto alcance la difusión que merece.

Laura Rueda- Tú eres especialista en Bioquímica Clínica. ¿Cómo entras en contacto con el cannabis? y, ¿qué hace que como médico decidas espealizarte en medicina cannábica?

Albert Estrada: Pues por culpa de los recortes en el sistema sanitario que hemos estado sufriendo y que han catapultado nuestra atención médica de una de las primeras posiciones del mundo a puestos mucho más retrasados. Fue un poco por casualidad, un conocido me pidió ayuda para ofrecer asesoría médica en su club de fumadores, tanto a los usuarios terapéuticos como a los usuarios lúdicos, en materia de reducción de riesgos, y ahí empezó todo. Siempre me he considerado un científico, y el cannabis cuenta con un aval más que suficiente en cuanto a evidencia clínica, de modo que en ningún momento dudé del papel que debía adoptar, aunque personalmente no tenga ninguna relación con la planta. Como confieso al principio del libro, yo jamás la he consumido.

Laura Rueda- Está demostrado que el cannabis está indicado para muchos casos médicos, aunque tú también has destacado en algunas entrevistas que en otros no es la mejor alternativa. ¿Sigue habiendo un desconocimiento con la planta y sus propiedades terapéuticas?

Albert Estrada: Absoluto, pero igual que yo no tengo ni idea de cuál es la mejor prótesis de cadera que se le debería colocar a un determinado paciente, o del mejor tratamiento disponible en determinado tipo de cáncer, o ya no digamos cómo arreglar el motor de un coche. Los médicos nos vemos obligados a especializarnos y subespecializarnos, y es imposible que lo sepamos todo. En este sentido, lo que necesitamos no es tanto incrementar los conocimientos de la comunidad sanitaria sobre endocannabinología (que nunca viene mal, también es cierto) como formar a más especialistas en este campo para cubrir la demanda que existe. Del mismo modo, cuanto más sepa la gente, mejor, pero tampoco es imprescindible, pues para eso están los médicos. Muchos pacientes no saben que algunos de los fármacos que toman son análogos de la heroína, y, sinceramente, ni falta que hace. Desgraciadamente, en contra de la idea romántica que existe, el saber sí ocupa lugar, y es imposible a día de hoy saberlo todo sobre todo. Los únicos que sí deberían informarse un poco más antes de tomar decisiones son los políticos… o, como mínimo, delegar la toma de dichas decisiones en quienes sepan de la materia que ellos no dominan.

Laura Rueda- ¿Crees que estamos perdiendo el tiempo retrasando su legalización integral?, ¿confías en que España seguirá de cerca la tendencia mundial y regulará pronto el cannabis?

Albert Estrada: Creo que estamos perdiendo cosas mucho más valiosas que el tiempo, y eso que dicen que el tiempo es oro. Creo que estamos perdiendo la oportunidad de mejorar la salud de muchísimos pacientes, y la salud vale más que todo el oro del mundo. Confío en que España obedecerá los designios que le vengan marcados desde Europa y Estados Unidos, como ha hecho casi siempre, y que legalizará el cannabis cuando estas superpotencias consideren que pueden sacar provecho de ello. Tengo claro que nuestros gobernantes tienen preocupaciones mucho más acuciantes que las de defender a sus ciudadanos. Lo que me resulta un tanto más sorprendente es que a los votantes les de igual, pero al fin y al cabo es su decisión y son ellos quienes sufren las consecuencias.

Laura Rueda- En contra de lo que todo el mundo piensa del cannabis, tú destacas sus propiedades como neuroprotector. Háblanos más de esto.

Albert Estrada: Como decía Paracelso, todo es veneno, según medida. El cannabis puede provocar problemas de memoria, pero algunos de sus componentes, fundamentalmente el CBD, en la dosis y forma adecuada tienen un efecto neuroprotector sin parangón. Es equivalente y sinérgico a la hipotermia, y es lo que explica que la planta se esté usando en enfermedades neurológicas como epilepsia, esclerosis múltiple, Parkinson, Alzheimer, etc. También el THC ha demostrado un efecto neuroprotector a dosis bajas. Y, a medida que profundicemos en el conocimiento del sistema cannabinoide endógeno, se nos abrirán nuevas puertas en materia de neuroprotección. Los estudios que se están llevando a cabo con cerditos demuestran que el CBD tiene una eficacia a la hora de mitigar los daños causados por el insulto hipóxico que alcanza a proporcionar una ventana terapéutica de seis horas post isquemia. Eso, por supuesto, no quiere decir que por fumar cannabis te vayas a volver más listo.

Laura Rueda- Nos gustaría que nos compartieras alguna anécdota con tus pacientes que hayas recogido en tu libro con nuestros lectores.

Albert Estrada: Pues no recuerdo si llegó a aparecer en el libro, pero en una ocasión ayudamos a un paciente a vaporizar, para ver si le desaparecía un dolor articular muy intenso que sufría en las manos. El dolor no remitía y el paciente comenzó a encontrarse un poco mareado, así que decidimos salir del club de fumadores para que le diera el aire. Justo cuando estábamos en la otra cara de la manzana de casas, le vino la pálida (un episodio de hipotensión ortostática) y nos vimos rodeados de gente que, con muy buena voluntad, viendo a un hombre mayor que estaba desmayandose, insistía en que llamásemos a una ambulancia. Lo cierto es que lo pasé mal intentando explicarle a aquella multitud que no era necesario. Al final, le acompañé en un taxi a casa, dónde se recuperó por completo gracias, en parte, a la sopita que le preparó su esposa. Ambos lo vivieron con naturalidad y sin ningún problema, pero yo lo pasé francamente mal, no por el riesgo vital, que evidentemente era del todo inexistente, sino por la inquietud que se generó en el entorno de curiosos.

Laura Rueda- En uno de los capítulos planteas una pregunta muy interesante que tiene que ver con que da la casualidad de que muchos colectivos que se agrupan para plantar cannabis y usarlo como tratamiento están conformados en su totalidad por mujeres. ¿Casualidad? ¡Cuál crees que es la relación de la mujer con esta planta de grandes beneficios?

Albert Estrada: La verdad es que esto es pura especulación, pero me da la sensación de que el varón ha ocupado siempre las instituciones y el poder público ordinario, y las mujeres han tenido que buscar alternativas de segunda, donde no molestasen ni pusiesen en entredicho el dominio masculino. Yo creo que eso hace que estén más abiertas a las alternativas no oficiales. Eso, y la vocación de cuidado que siempre han tenido, no entro a discutir si por motivos genéticos, culturales, o por una combinación de ambos. Creo que empatizar con el dolor de los demás es algo muy arraigado en las mujeres y casi desconocido para los políticos, y eso explica el papel de unas y otros en este conflicto. Entender el dolor de los demás es estar a favor de la legalización del cannabis para uso medicinal.

Laura Rueda- Como hay mucho desconocimiento, me gustaría que brevemente explicaras a nuestros lectores cuál sería el protocolo extraoficial que tendrían que seguir si quieren seguir un tratamiento con cannabis.

Albert Estrada: Lo que yo siempre les digo es que lo principal es el suministro del producto. No solo conseguirlo, sino que sea de calidad. Si no hay producto el consejo médico vale de poco, así que mi consejo principal es acudir a un club de fumadores de confianza o a asociaciones de pacientes como Aflora, Dosemociones, etc. También existen clínicas especializadas como Medcan o Kalapa… Hoy en día, con internet, todo está al alcance de la mano, solo hace falta preguntarle a Google. Luego, no queda más remedio que ir probando hasta encontrar lo que a cada uno le funciona.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: