Jamaica, una isla muy conectada con el cannabis

Jamaica, una isla muy conectada con el cannabis

Por: Laura Rueda Activismo

Aunque siempre que pensamos en Jamaica en nuestra mente aparecen imágenes de música reggae y Bob Marley fumando yerba, no fue hasta hace solo tres años que el país despenalizara la posesión de la planta para uso personal. Si bien la primera plantación de cannabis se dio en el s.XIX, la marihuana se ilegalizó en 1913, como persecución a los seguidores del Rastafarismo.

Jamaica, una isla muy conectada con el cannabis 

Bob Marley y rastafarismo

Si, has leído bien, hasta el año 2015 el cannabis era ilegal en Jamaica y su posesión estaba penada con multas bastantes graves. Así que, ¿por qué todos pensábamos que viajar allí sería como llegar al paraíso de la yerba? Quizá esta creencia popular estuvo potenciada porque el rey del reggae, Bob Marley, era jamaicano. O a lo mejor también ayudó la existencia del movimiento político y religioso-espiritual negro, Rastafari. 

Es cierto que, antes de la despenalización de pequeñas cantidades de cannabis en Jamaica, era habitual que la policía no fuera muy severa con los turistas a los que pillaba con yerba. Al fin y al cabo no merecía la pena para un país tan pobre amonestar a personas que probablmente repetirían su viaje cannábico el próximo año.

Movimiento Rastafari

Tenemos que remontarnos a mediados del siglo XIX para encontrar el primer cultivo de marihuana en Jamaica. Estas primeras semillas que llegaron a la isla procedían de La India. Desde otra parte del mundo lejana, Etiopía, llegó también el movimiento Rastafari. Para sus seguidores, la marihuana (también conocida como Ganja), era sagrada. Por eso la usaban (y la usan) en sus ceremonias religiosas y en su tiempo libre. Esta planta tiene para ellos  energía divina: amor, paz, luz y alegría.

La iglesia evangélica ilegaliza la Ganja

Un poco más tarde, a principios del s.XX, en 1913, la marihuana fue ilegalizada. El motivo fue la persecución a los creyentes que profesaban el rastafarismo, personas de las clases más bajas, descendientes de los esclavos africanos que llegaron a Jamaica a mediados del s.XIX. Así que, aunque la sociedad aceptaba plenamente el consumo de la planta, la penalización se utilizó como herramienta para oprimir a estas personas. El Consejo de Iglesias Evangélicas, con gran poder por aquellos días, fue el que se encargó de criminalizar el cannabis a través de esta ley opresora, que estuvo vigente hasta febrero de 2015.

Nueva ley de despenalización

Aún así, a pesar de su historia de opresión, nos encontramos con un país donde el cannabis ha estado muy arraigado culturalmente por el movimiento Rastafari y por el nacimiento del reggae. Por eso esta enmienda de 2015 ha sido bien recibida. Esta modificación de la ley dice que el consumo y cultivo de pequeñas cantidades de marihuana es legal, si se hace con fines terapéuticos, religiosos o para investigación.

 Jamaica, una isla muy conectada con el cannabis

Cantidades legales

¿Cuál es la cantidad de cannabis legal que puedes llevar encima en Jamaica? Según la Ley de Drogas Peligrosas de la Cámara de Representantes de Jamaica, se permite la posesión de dos onzas (56 gramos) en público. Aunque te caerá un multa de 5 dólares. Ojo con llevar más de la cantidad permitida, porque las multas serán más serias e incluso podrías ir a la cárcel. ¿Y si decides cultivar? Puedes plantar hasta cinco macetas.

Así que si no vives en Jamaica, pero lo haces en otro país donde el cannabis está legalizado, podrás usar la tarjeta de prescripción médica de tu lugar de residencia. El gobierno jamaicano se propone de esta manera que la planta llegue a todos los pacientes de una manera segura, limpia y regulada.

Cannabis como salida económica

Quizá el cannabis se presente como esa salida económica que un país tan empobrecido como Jamaica necesitaba. Un estudio de la Iglesia Adventista de 2014, dice que más de 1,1 millones de personas viven en la pobreza. Según el diario Expansión, la isla caribeña está entre los países con más deuda respecto al PIB del mundo, con una deuda per capita de 5.073€ por habitante.

Tal vez la marihuana sea esa alternativa económica que su población estaba esperando, ya que el gobierno admitió que la solución a sus problemas económicos estaba frente a sus ojos. Y es normal, si nos ponemos a contar los años desde que la planta está aceptada en este lugar, más de 150, desde que se plantara por primera vez a mediados del siglo XIX.

 Jamaica, una isla muy conectada con el cannabis

Jamaica, lugar de referencia cannábica

Y si el anterior gobierno legalizó la posesión de dos onzas, el gobierno actual quiere ir más lejos y hacer que Jamaica sea un lugar de referencia de exportación para el cannabis recreativo y crear una industria que produzca cannabis terapéutico. En marzo de este año abrió el primer dispensario de cannabis del país. Actualmente hay cinco tipos de licencias disponibles a través de la Autoridad de Licencias de Cannabis: de cultivadores, de procesamiento, de transporte, de venta y de investigación y desarrollo.

Jamaica también está haciendo los primeros envíos de extracto de cannabis a Canadá, con el objetivo de convertirse en un punto cannábico importante a nivel mundial en la producción de cannabis medicinal. Así lo anunció su Ministra de Industria, Comercio, Agricultura y Pesca, Audley Shaw, “Jamaica se encuentra en una posición única para ser un actor global y estamos comprometidos en proporcionar el liderazgo y los recursos necesarios para que nuestras empresas jamaicanas con licencia y reguladas lleguen a los mercados internacionales, incluyendo Canadá y Europa”.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Comparte: