Back to top
WHO recommends removing cannabis from the dangerous narcotic drug list

Algo histórico pasó a principios de año en el camino de la legalización cannábica. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a todos los gobiernos del mundo la eliminación del cannabis y su resina de la lista IV de la Convención Única de Estupefacientes de 1961, la categoría más restrictiva. Las razones que daba para dicha petición eran las evidencias terapéuticas que la planta está demostrando tener para algunas dolencias y enfermedades.

Parecía que este momento no iba a llegar nunca, pero, después de cuarenta y siete años, el cannabis podría salir de la lista de estupefacientes peligrosos de la Convención Única en la que lo metieron en 1961. Tedros Adhanom, director general de la OMS mandó una carta el 24 de enero al secretario general de la ONU, Antonio Guterres. En este escrito, el político etíope sugería al político portugués que la planta debería estar catalogada de un modo menos estricto. De esta manera se pretende investigar mejor sus beneficios terapéuticos.

La lista IV, la más restrictiva

Cannabis y heroína se han considerado iguales desde 1961. La lista IV es la más estricta de todas las que conforman la clasificación de estupefacientes. Así que cada vez que los científicos se proponían investigar en profundidad los efectos médicinales de la marihuana, chocaban contra ese ‘muro de hormigón’ que los frenaba en gran medida.

Desde el Comité de Expertos en drogas de la OMS consideran que en la lista IV solo se encuentran las “sustancias dañinas y con beneficios médicos limitados” y estiman que dejar el cannabis en este lugar “restringirían gravemente el acceso y la investigación sobre posibles terapias derivadas de la planta”.

Una decisión meditada

Esta recomendación no se ha emitido de la noche a la mañana, sino que se lleva preparando un tiempo. Como cada noviembre, la ECDD (Comité de Expertos en drogas de la OMS) celebró su encuentro, esta vez de 2018. En esta reunión redactaron un informe, que ha servido de punto de partida para la base de esta petición histórica. Los motivos principales señalaban el “potencial terapéutico” de los preparados del cannabis para tratar el dolor y otros padecimientos, como la epilepsia o la epasticidad.

Posicionamiento sobre el THC y el CBD

Otra de las recomendaciones de la ECDD tiene que ver con el tetrahidrocannabinol (THC). La sustancia más psicoactiva del cannabis, que de hecho se cataloga de forma separada en la lista IV de la Convención sobre sustancias psicotrópicas de 1971. Ahora el comité sugiere que pase a ser un fármaco de la lista I, para hacer más fácil su clasificación.

La ECDD también se posicionaba con respecto al cannabidiol, proponiendo que los productos elaborados con CBD que no superaran el porcentaje de 0,2% de THC se suprimieran de todas las convenciones internacionales de control de drogas.

“En estado puro, el cannabidiol no parece ser nocivo ni tener riesgo de abuso. Por lo tanto, como no es una sutancia objeto de fiscalización por sí misma, sino únicamente como componente de extractos del cannabis, la información actual no justifica un cambio de esta situación para incluir el cannabidiol entre las sustancias fiscalizadas”. Se trata de una conclusión que el comité comunicó en el encuentro de noviembre de 2017.

Conclusiones sobre el informe de la ECDD

En conclusión, el informe de la ECDD recomienda que tanto la resina de cannabis como otros productos derivados del cannabis, como el aceite, pasen de la lista IV a la lista I de drogas en la Convención Única de Estupefacientes de 1961. También sugiere que el THC, que está en una lista aparte, se reclasifique en la lista I. Y propone que los productos de CBD que no superen el 0,2% de THC se supriman de todas las convenciones internacionales de control de drogas.

Aunque en las últimas décadas la OMS ha estado en contra del uso de la planta en la medicina, durante los últimos años se ha mostrado interesada en la investigación de sus beneficios terapéuticos. No olvidemos que se trata de una recomendación que tiene en cuenta el uso medicinal de la planta, ya que us consumo lúdico seguiría estando prohibido.

El mes de marzo será clave para que esta petición sea aprobada o no. Ya que se celebrará en Viena (Austria) el 62º ciclo de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND). Los 53 países que forman parte de esta comisión estudiarán la propuesta. Será entonces cuando los asistentes votarán a favor o en contra de esta petición de la OMS.

 

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.