Back to top
¿Qué son los munchies?

Pizzas, palmeras de chocolate, gominolas, gusanitos… ¡Cuidado con la nevera! Tras el consumo de cannabis algunas personas experimentan un crecimiento exponencial de su apetito. Y casi nunca tenemos antojo de algo sano, sino de alimentos que entran dentro de la categoría de comida basura. Un terrible vacío se apodera de nuestro cuerpo y no hay nada en la despensa que se nos resista. A esta sensación se la conoce por el nombre de munchies, pero ¿qué son los munchies?

Parece que los cannabinoides producen un efecto de engaño en nuestro cerebro para que sintamos hambre. Según una investigación hecha con ratones, los cannabinoides interfieren en nuestra sensación de saciedad y, por eso, después de fumar, muchas personas sienten hambre. La estimulación de nuestro apetito depende de unas neuronas llamadas proopiomelanocortinas (POMC) y este estudio publicado en la revista Nature dice que estas neuronas, que normalmente envían sensación de saciedad, en contacto con el cannabinoide logran despistar al cerebro para que le lleguen señales de hambre.

El cannabinoide es un receptor y cuando se activa las neuronas POMC liberan por un lado anorexígenos (supresores del apetito) y por otro orexigénicos (estimuladores). En el nuevo estudio publicado en Nature han participado científicos de Australia, Alemania y Estados Unidos. Las neuronas POMC liberan una enzima llamada beta endorfina, que induce al hambre. 

Hasta el momento de esta investigación, los científicos explicaban el fenómenos de los munchies de otra manera, ya que lo relacionaban con la activación del receptor cannabinoide 1 (CB1R), un conjunto de proteínas que al estar en contacto con las sustancias cannabinoides aumenta el apetito. Es decir, cuando consumes marihuana, se activa el receptor cannabinoide de tipo 1, conocido como CB1. Una vez activado manda una señal a la neurona POMC, que nos avisa de cuando estamos saciados y cuando no.

¿De dónde viene la palabra munchies? Todo parece indicar que del ruido que hacemos al masticar, en inglés “to munch” (mascar, roer). ¿Qué podemos hacer para no devorar todo lo que caiga en nuestras manos después de consumir cannabis? Practica alguna actividad que te obligue a distraer la mente y que satisfaga tus niveles de dopamina naturales. Las actividades al aire libre son perfectas. Aunque siempre nos apetece ingerir comida basura, sé responsable de tus actos y toma algo más sano como fruta o frutos secos.  

Por otra parte, este efecto es una esperanza para pacientes que suelen experimentar náuseas y falta de apetito. Muchos enfermos de cáncer sienten hambre con el consumo de cannabis, a pesar de que la quimioterapia trae consigo una pérdida del apetito. También podría dar luz a enfermos que sufren trastornos de la conducta alimentaria. El estudio publicado en Nature Neuroscience también contemplaba que la planta de la marihuana podría haber desarrollado el THC para defenderse de los animales herbívoros y desorientarlos.

Hay más evidencias científicas que explican el fenómeno de los munchies. Un estudio publicado también en Naturesostenía que el THC, componente psicoactivo de la planta, influía en algunos receptores del cerebro vinculados al sentido del olfato. Los ratones con los que se experimentó eran más sensibles al olor de la comida y tenían un aumento del apetito. Esto ocurre porque con el THC se activa el receptor cannabinoide en la región del cerebro llamada bulbo olfatorio. 

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.