Back to top
“Weed the People”, el documental de Netflix que tienes que ver

Hay personas que miran hacia otro lado y otras que empatizan y se hacen cargo de las situaciones, por muy duras que éstas sean. Esta forma de compromiso es lo que conocemos como activismo, que puede llevarse a cabo de muchas formas. En el caso de Mara Gordon, fundando Aunt Zelda’s, una asociación que se especializa en el desarrollo de protocolos de tratamientos con cannabis para pacientes gravemente enfermos en California y que trabaja para un cambio en el sistema de salud. Su historia, y la de otras personas, está recogida en el documental Weed the people, de las directoras Ricki Lake y Abby Epstein, que podéis ver en Netflix.

“Quería aclararos que no tengo formación médica. No pretendo pasar por doctora. Pero tengo algo que creo que es más importante, y es la experiencia. Tendremos que experimentar”. Con estas declaraciones nos presentan a Mara Gordon en el documental Weed the people. “Habrá veces en las que haya que adivinar su dosis. Veremos si es mucha o poca, pero no le hará daño. Si es demasiada, simplemente tardará más horas en eliminarla”. Está hablando con los padres de una bebé de pocos meses diagnosticada con glioma óptico, un tumor que crece en varias partes del cerebro, y han decidido pedir su asesoramiento para tratarla con cannabis.

No es un milagro, se trata de ciencia

“He visto cosas que se podrían considerar milagros y creo que es muy importante entender que para una familia que está sufriendo, parece un milagro, pero es simplemente ciencia. Y no hay razón para temer nada. No tiene sentido que esto no sea una opción para cualquiera”. La que habla es la doctora Bonni Goldstein, pediatra especializada en cannabis. Su historia también es parte de Weed the people.

Sistema endocannabinoide

Una de las partes más importantes del documental es cuando Goldstein habla del sistema endocannabinoide. “En 1998 se descubrió que los seres vivos, los humanos, tienen receptores cannabinoides en el cerebro”. El especialista en cuidados paliativos y rehabilitación, Sunil Agarwal, amplía este dato: “a la gente le suena lo de la dopamina, serotonina y norepinefrina, es decir, los neurotransmisores típicos, lassustancias químicas que permiten actuar a las neuronas. Cuando la neurona A habla con la neurona B, envía un mensaje químico por la sinapsis, las neuronas A y B se unen y surge asíla electricidad”.

“Hemos descubierto que parte de ese sistema funciona con componentes endocannabinoides. Son moléculas que tenemos para unir los receptores. Y parece que juegan un papel en la relación de todo el proceso de comunicación”, asegurael médico cannábico Mark Ware, especializado en medicina del dolor y neurología.

Partir de un proceso personal

Muchas de las personas que ahora creen en los efectos terapéuticos del cannabis han llegado a la planta por el caso de un familiar, alguien cercano o por el suyo propio. En Weed the people conocemos la historia de Ron Watson, un lobista sanitario que habla emocionado a cámara. “Por desgracia, los padres saben más sobre esto que los médicos, porque cuando estás desesperado e intentas cualquier cosa, aprendes. Y disculpadme si lloro, pero un día antes de que mi hijo falleciera, recé a Dios para que se lo llevara, porque ese sufrimiento era inhumano. Y si puedo ayudar a un padre, aunque sea sólo uno, para que no rece de desesperación, ése es mi objetivo en la vida”.

En Weed the people hay mucha piel, lágrimas, esperanza, miradas y humanidad. Esa misma humanidad que nos mantiene enganchados al hilo de la vida, aunque la realidad se torne amarga y hasta agria a veces. Muchos de los testimonios son de padres que después de ver que sus hijos han pasado por una adicción a los opiáceos, como la metadona, deciden tomar cartas en el asunto y ser proactivos con la enfermedad, con decisiones que los llevan a incorporar el aceite de cannabis.

 

 

“Tengo más de 300 casos de pacientes menores que usan aceite de cannabis, como el de un chico de 16 años que vino hace un año, en abril, con osteosarcoma en fase IV, recomendado por su oncóloga. ¡Bravo por ella por enviarme pacientes! Empezó con el cannabis en abril y en julio le hicieron escáner y resonancia y dieron negativo, lo que es sorprendente. Lo repitieron en noviembre y de nuevo no había indicios de cáncer. Llamé a su oncóloga y le pregunté:“¿qué opinas?”y me dijo“pensaba que iba a morir”. Parece que obtenemos buenos resultados. Nunca digo ‘cura con el cáncer’ porque no lo sé, pero sí ‘prolongación de la vida’’, son palabras de la pediatra Bonni Goldstein en un congreso.

El origen de la criminalización

En el documental nos cuentan que el cannabis era parte de la farmacopea del siglo XX, un medicamento que se solía recetar, no para fumarlo pero sí en una solución, un dato cuanto menos interesante. Si indagamos el porqué de su criminalización, encontramos que tanto el racismo como la xenofobia fueron factores determinantes, con un sentimiento antimexicano de trasfondo.

Viendo Weed the people entiendes que la red de apoyo del cannabis y sus propiedades terapéuticas se va haciendo cada vez más grande. Gente que decide ayudar a otros después de experimentaren primera persona la efectividad de la planta en el tratamiento de enfermedades, aunque todavía falte mucha investigación formal y sea algo completamente nuevo para médicos como el oncólogo de Chico, un niño que logra superar un cáncer. “Todo esto es nuevo para nosotros y no tengo todas las respuestas. Todos estamos aprendiendo. Y gracias a pacientes como tú, Chico, nuestras mentes están más abiertas a estas cosas y hay otros pacientes que se están beneficiando de nuestra experiencia con tu caso”.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.