Back to top
Cannabis-Europa in Madrid

El pasado lunes 11 de febrero, en el Hotel Intercontinental del madrileño paseo de la Castellana, se celebró el fórum internacional Cannabis-Europa. Se trata de una de las más importantes citas mundiales de la industria del cannabis.

Tras la celebración de encuentros en Toronto, Londres, París o Nueva York, la razón por la cual este año se ha celebrado en Madrid se debe a que España constituye el mayor mercado de cannabis medicinal que, sin embargo, todavía no ha visto legalizado su uso. Esto supone un potencial de mercado de más de 3.000 millones de euros y que, en menos de una década, podría generar un volumen de negocio de cerca de 58.000 millones.

Así pues, se dieron cita en el evento empresas, inversores, laboratorios, científicos, pacientes y curiosos interesados en esta incipiente industria y tuvieron la oportunidad de asistir a conferencias y mesas de trabajo sobre políticas que regulan el cannabis en España y en el resto de Europa. Se expusieron las últimas investigaciones biomédicas, así como las distintas tendencias de la industria y de la inversión. Además, se potenció y facilitó la creación de redes de cooperación entre pacientes, investigadores y empresarios.

Enfocado sobre todo en la oportunidad de negocio que todo esto supone para la industria farmacéutica, esto alejaba al Cannabis-Europa del concepto de feria centrada en el consumo y la acercaba más al formato de un congreso de networking con intención de potenciar la inversión internacional de cara a la más que posible regulación que el aperturismo del nuevo Ministerio de Consumo, dirigido por Alberto Garzón, permite prever.

 

 

Una de las críticas al evento ha sido precisamente esa, que este formato, el de un evento de negocios de solo un día de duración con un precio de entrada que oscila entre los 299€ y los 899€, excepto para invitados, dejaba prácticamente fuera a los miles de pequeños cultivadores y usuarios de clubes que forman verdaderamente el tejido económico y social de la industria del cannabis en España; convirtiéndolo así en un acto elitista y exclusivo al alcance solo de unos pocos. Precisamente estos son muy críticos con una posible regulación que acabe con las oportunidades para pequeños cultivadores y consumidores, que son los que llevan muchos años luchando por la legalización en España a través de organizaciones, y estas puedan ser aprovechadas por grandes empresas.

Hay que recordar que España es de los pocos países donde el consumo medicinal no está contemplado a nivel legal, pese a que su consumo individual se encuentre despenalizado. Internacionalmente, el consenso en cuanto a los beneficios del CBD, uno de los compuestos de la marihuana, es indiscutible y diversos estudios científicos así lo avalan. Esta falta de regulación obliga a los pacientes con patologías crónicas a acudir al mercado negro, con todos los riesgos que ello implica.

Una de las demandas de los asistentes era, precisamente, esa regulación. José Luis Martín, de la consultora internacional Baker Tilly, especializada en regulación y licencias de cultivo, señalaba que el marco regulatorio español está completamente desfasado en lo referente al cannabis, ya que la lucha de las autoridades está todavía enmarcada en la lucha contra las drogas cuando de lo que se está hablando es de medicina.

En noviembre de 2018, el último barómetro del CIS arrojó datos sorprendentes: el 84% de los españoles está a favor de que se legalice la marihuana para usos médico y terapéutico. Un 47,2% aprueba, además, la regularización general del cannabis, incluyendo el uso recreativo.

Desde Kalapa Clinic, reconocida plataforma online informativa, asistente al evento y que asesora a pacientes sobre terapias alternativas con cannbinoides, señalan la paradoja de que en España se puedan encontrar más de cinco millones de personas que fuman marihuana habitualmente pero, al mismo tiempo, no se pueda tratar a ningún paciente con cannabis.

Desde la organización subrayan el hecho de que “el futuro de esta floreciente industria ahora depende de que los países europeos actúen juntos para asegurar los cambios legislativos necesarios y apoyar, de esta manera, a una industria internacional del cannabis, algo que nuestras conferencias Cannabis Europa buscan impulsar”.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.