Back to top
Israel überlegt, Cannabis als Genussmittel nach kanadischem Vorbild zu legalisieren

En 2017, el Estado de Israel despenalizó el consumo recreativo de cannabis, desde entonces está sujeto a multas y tratamientos de desintoxicación en vez de a procesos penales. Entonces fue el primer país de Oriente Próximo en despenalizar el consumo de marihuana. Ahora, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dado un paso más afirmando en redes sociales que está presionando a su gobierno para legalizar el consumo de marihuana.

“He explorado el tema en profundidad y he decidido promover la eliminación de los antecedentes penales a decenas de miles de personas en cuanto a consumo y posesión de cannabis, que ha causado un sufrimiento innecesario a muchas personas y ha supuesto una carga a los tribunales israelíes”, afirmó el pasado 23 de febrero el primer ministro israelí en su cuenta de Facebook.

 

 

 

 

 

Según ha añadido Netanyahu, “el ministro Ohana ha comenzado a trabajar en el asunto y presidirá un comité con profesionales y con Oren Leibowitz, presidente de Ale Yarok, que examinará la importación del modelo canadiense para regular un mercado legal en Israel”. Amir Ohana, ministro de Justicia israelí desde junio de 2019 y primer parlamentario abiertamente homosexual en Israel, es además miembro del Lobby para el Cannabis Medicinal en Israel —además de ser miembro de otro lobby que presiona por la regulación del uso de armas en el país—. Por su parte, Oren Leibowitz es presidente de Ale Yarok, partido ultraliberal que no consiguió escaños en el Parlamento israelí en las pasadas elecciones y que pide la legalización del cannabis, pero también la liberalización de los juegos de azar o el cheque escolar, aunque en el caso de la ocupación israelí sobre territorio palestino, apuesta por la “solución de los dos Estados”. Y es que, según ha especificado Netanyahu, su vía favorita para regularizar la industria del cannabis es la canadiense, en la que se potencia a las grandes industrias como principales proveedoras de marihuana.

 

 

Hasta la reforma de 2017, el consumo de marihuana estaba penado con de tres a cinco años de prisión y multas de 226.000 séqueles (60685,18 euros). Tras ella, el castigo al consumidor de marihuana se rebajaba a multas de 1.000 séqueles (255 euros), sin que se abriera una causa penal, y una multa por el doble de este valor si era interceptado por segunda vez consumiendo. Hasta la tercera vez que una persona no es interceptada por la Policía por consumo de marihuana no se abre una investigación que llevaría a que esta persona sea derivada a un tratamiento educativo-informativo y a la retirada del carnet de conducir o la licencia de armas. Y a la cuarta, el consumidor ya sí se enfrentaría a una causa penal.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), de los poco más de 8,8 millones de habitantes que tiene actualmente Israel, alrededor de un 27% consumió cannabis al menos una vez en el mismo año —datos de 2016—, colocándose como el primer país consumidor de marihuana por población.

Israel es también uno de los primeros países en investigación sobre cannabis medicinal, donde su uso está permitido desde 1973 y cuya industria comenzó a andar en los ‘90. En 2007 ya eran 20.000 los pacientes que tenían acceso de programas de cannabis medicinal a través del Ministerio de Salud israelí. Según Marijuana Business Daily, actualmente en Israel hay registradas 46.000 patentes de programas de marihuana medicinal y los pacientes pueden disponer de cannabis en dispensarios de ocho productores con licencia. En la Bolsa de Tel Aviv cotizan ya 30 compañías relacionadas con el cannabis y grandes empresas estadounidenses y canadienses, como Cronos Group, Steep Hill Labs o Aurora Cannabis, se han lanzado a invertir en empresas de cannabis israelíes.

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

Comentarios

Kannabia seed Company vende a sus clientes un producto de colección, souvenir. No podemos ni debemos dar consejos de cultivo pues nuestro producto no está destinado a tal fin.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada. El cultivo de cannabis para el auto consumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos Estados. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.