why-is-cannabis-mixed-with-tobacco

¿Por qué se mezcla el cannabis con tabaco?

Por: Daniel C. Cultura

En todas las culturas del mundo el uso del cannabis se asocia principalmente al consumo por inhalación a través del acto de fumar. Pero… ¿por qué razón existen regiones en las cuales el cannabis se utiliza en su forma pura, mientras que en otras se mezcla con tabaco? Descubre en este artículo las posibles razones histórico-culturales que marcan la diferencia en la costumbre de utilizar el cannabis con o sin tabaco.

En una sociedad que cada día está más preocupa por el bienestar, es necesario reflexionar sobre el hábito de mezclar cannabis con tabaco y aprender a separar ambos. Los consumidores deben ser conscientes que los efectos de esta mezcla no parece aportar beneficios sino, más bien, todo lo contrario: el tabaco es terrible para la salud y según la OMS mata a más de 8 millones de personas al año en todo el mundo, siendo la primera causa de muerte evitable.

Por esta razón que no admite duda, a lo mejor es momento de replantearnos el hábito de mezclar ambas sustancias, algo de lo que en otras partes del mundo huyen como de la peste. Y es que, según estadísticas recientes, existe una diferencia muy marcada entre Europa y resto del mundo:

  • En Estados Unidos, México y Brasil, más del 90% de los consumidores utilizan el cannabis en su forma pura. Y en Canadá y Nueva Zelanda más del 80%.
  • Por el contrario, en Europa el 77-90% de los consumidores tienen la costumbre de mezclar el cannabis con el tabaco.
  • En Australia se describe un equilibrio (50%) entre los dos tipos de consumidores.

Cannabis mezclado con tabaco: riesgos para la salud

Utilizar cannabis y tabaco mezclados es más perjudicial para la salud respecto a su consumo por separado, además de aumentar el riesgo de dependencia y dificultar la reducción del consumo de las dos sustancias.

En general, el acto de fumar afecta de forma negativa al sistema respiratorio causando irritaciones o enfermedades; además, el proceso de combustión libera sustancias que fomentan el envejecimiento celular, las enfermedades cardiovasculares y los procesos cancerígenos.

Estos riesgos se ven aumentados al utilizar cannabis mezclado con tabaco, ya que este último está tratado y contiene sustancias tóxicas para el organismo. Además, el tabaco contiene nicotina, una sustancia que crea cierto grado de dependencia y que provoca cambios hormonales, cardiovasculares y psicológicos.

¿Por qué razón se mezcla el cannabis con el tabaco?

Resulta difícil determinar una sola causa a esta práctica, más bien se trata de varios factores que propician una tendencia de uso u otra:

  • Relación con el consumo de tabaco: considerando que en Europa el consumo de tabaco es mucho más frecuente respecto a los países de América, es lógico que los usuarios también lo consuman mezclado con cannabis. Curiosamente, los europeos conocieron el tabaco y empezaron a consumirlo solo a partir del siglo XVI, cuando empezó su importación desde América del Sur. Probablemente por el hecho de ser una sustancia reciente y novedosa y, por tanto, sobre la que no existía un uso tradicional en el Viejo Continente, el consumo de tabaco se ha dado de forma mucho más abusiva que en sus lugares de origen.
  • Disponibilidad de cannabis: otra razón por la cual el cannabis se mezcla con tabaco se relaciona con el hecho de no disponer de mucha cantidad de marihuana. Es importante considerar que, históricamente y de forma similar a lo que sucede con el tabaco, el cannabis tampoco es originario de Europa, sino más bien de países orientales como India y Afganistán, así como del Norte de África (como Marruecos) o de países de América sobre todo central. Por tanto, es lógico pensar que, debido a la gran disponibilidad de material, en dichos países se ha consumido desde siempre el cannabis en su forma pura. Por otro lado, en la mayoría de los países europeos el acceso al cannabis ha sido menor, por lo que la mezcla con tabaco permitía aprovechar la escasa cantidad de marihuana durante más tiempo.
  • El formato del cannabis: en los países americanos existe un mayor acceso al cannabis y más espacio cultivable, por lo que es mucho más frecuente el consumo de este en su forma pura: las flores. Por otro lado, desde las tradiciones orientales y norte-africanas se origina el hábito de consumir hachís, costumbre que se ha expandido mucho más en Europa que en América. El hachís se consume mezclado con tabaco con muchísima más frecuencia que las flores y muchos consumidores europeos han usado únicamente hachís durante décadas, otra razón por la cual el consumo de cannabis y tabaco es más frecuente en el Viejo Continente.
  • Factores económicos: el precio de un producto influye lógicamente en la frecuencia de su consumo, por lo que en los países donde el tabaco es más económico existen muchos más fumadores que en otros donde el precio es más elevado. Al mismo tiempo, debido a su baja disponibilidad, el precio del cannabis en Europa es más alto que en los países americanos, por lo que, como hemos mencionado más arriba, es más frecuente mezclarlo con tabaco para poder aprovecharlo durante más tiempo.
  • Métodos de consumo alternativos: en América es más frecuente consumir cannabis a través de la vaporización, de manera sublingual o la ingesta, formas de uso que no requieren la mezcla con tabaco. En Europa, en cambio, el uso a través de estos formatos alternativos es un concepto más reciente y menos extendido. Además, mientras que los europeos consumen tabaco casi exclusivamente en forma fumada, es habitual entre los americanos utilizar formas alternativas como el tabaco de mascar. Puede que estos patrones sean representativos de cierta diferencia de actitud y apertura mental, sobre todo entre América y Europa, ya que mientras la cultura europea está mucho más anclada en las tradiciones, la americana está más abierta a explorar alternativas y posibilidades que puedan reducir riesgos para la salud.
  • Tipo de efecto: existe la creencia popular de que el cannabis tiene un efecto más fuerte si se mezcla con tabaco, probablemente por la interacción con la nicotina. En realidad, la sensación no parece ser más fuerte, sino diferente, ya que el efecto estimulante de la nicotina contrarresta en cierto modo el del cannabis sobre las funciones cognitivas. De hecho, mezclar cannabis con tabaco puede representar una estrategia para que el efecto sea más ligero. Esta diferencia en el tipo de psicoactividad contribuye a explicar la divergencia en los patrones de consumo, ya que en Europa los usuarios están acostumbrados al efecto resultante de la mezcla entre cannabis y tabaco, por lo que el uso del cannabis solo puede provocar más efectos secundarios negativos, como taquicardia, ansiedad y confusión mental. Al contrario, en América los usuarios están acostumbrados al uso del cannabis en su forma pura y la mezcla con tabaco puede “empeorar” el tipo de efecto, resultando molesto tanto a nivel organoléptico como en la experiencia en general.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Edición Limitada

Cherry Dream

Desde: 38.00€

Colombian Jack

Desde: 11.00€

Genética americana

Gelato-K

Desde: 11.00€

Comparte: