sustrato_destacada

Tierra, coco o lana de roca: ¿Cuál es la mejor manera de cultivar marihuana?

Por: Redacción Cultura

La elección del tipo de sustrato representa una de las tareas más importantes para un cultivador, ya que tendrá que escoger aquel que mejor se adapte a sus necesidades para poder desarrollar plantas de cannabis sanas, fuertes y vigorosas. El medio de cultivo más popular y reconocible es la tierra, que se ha utilizado con el cannabis durante siglos. Sin embargo, existen otros medios sin tierra que ofrecen alternativas con excelentes resultados. A continuación, te explicamos las ventajas de los más utilizados.

Uno de los errores más frecuentes a la hora de llevar a cabo un cultivo de marihuana es subestimar la importancia del tipo y calidad del sustrato. Es común creer que solo con semillas de cannabis de calidad y unos buenos fertilizantes será suficiente para obtener una cosecha exitosa. Pero aunque el cannabis tiene una alta capacidad de adaptación a diferentes condiciones ambientales y tipos de suelo, la elección del sustrato puede afectar al rendimiento de las plantas tanto en cantidad como en calidad.

Un buen sustrato para cultivar marihuana tiene que ofrecer un aporte equilibrado y estable de agua, oxígeno y nutrientes. La composición de los sustratos naturales suele incluir algunos compuestos minerales y otros orgánicos, con frecuente presencia de organismos biológicos y cierta cantidad de agua y aire: según el equilibrio presente entre los componentes, el sustrato será más o menos adecuado para el cultivo de las plantas de marihuana.

Un sustrato para cannabis idealmente debería tener las siguientes características:

  • Mantener una estructura firme y estable, sin quebrarse, dividirse o expandirse.
  • Tener una buena capacidad de absorción, distribución homogénea y retención del agua, manteniendo los niveles adecuados de humedad.
  • Mantener una buena porosidad para permitir la entrada de aire y una buena oxigenación del sistema radicular.
  • Tener un pH y una electroconductividad (EC) adecuados
  • Estar limpio, libre de plagas o agentes patógenos, a la vez que permita el desarrollo de microorganismos beneficiosos.

Bajo las premisas que acabamos de mencionar, existen varios sustratos adecuados para el cultivo de marihuana. Elegir uno u otro modificará el tipo de cultivo, así como el tipo de nutrición a utilizar. Veamos cuáles son y qué características tiene cada uno.

Cultivo en tierra: un método seguro

Cultivar marihuana utilizando tierra es el método más natural y sencillo que existe y por esta razón es uno de los sustratos más usados. No obstante, existen muchos tipos de tierra que, según su composición, pH y contenido en nutrientes, pueden ser más o menos adecuados para las fases de crecimiento y floración de la planta del cannabis.

La mayoría de las tierras comercializadas para cultivar marihuana contienen una mezcla de turbas negras y rubias, fibra de coco, trozos de cortezas, humus de lombriz y perlita o vermiculita. Según la cantidad de nutrientes presentes en la tierra y su capacidad de liberación de los mismos, a partir de cierto momento del ciclo habrá que añadir fertilizantes a través del riego.

Es fundamental que la tierra no sea demasiado compacta para que las raíces puedan desarrollarse con facilidad y al mismo tiempo recibir una buena oxigenación, además de evitar excesos de humedad que podrían facilitar su pudrición, ya que la tierra suele absorber una gran cantidad de agua y retenerla durante varios días.

Una vez que conocemos todo lo que podemos aportar a nuestras plantas gracias a una buena calidad del sustrato, llega el momento de prepararlo con las cantidades exactas. Existen múltiples combinaciones que se han testado con excelentes resultados. Sin embargo, una de las más utilizadas es la siguiente:

  • 50% de la capacidad de la maceta de tierra simple, sin fertilizantes ni nutrientes añadidos.
  • 25% de perlita o fibra de coco para una correcta aireación.
  • 25% de humus de lombriz: no mezclarlo con el otro 75% y procurar colocar la mayor parte en la parte inferior de la maceta, para que las raíces solo accedan al humus cuando la planta esté más madura.
  • Opcionalmente: micorrizas, hongos beneficiosos que actúan en simbiosis con las raíces de las plantas, favoreciendo un desarrollo del sistema radicular más rápido, sano y resistente. Su dosificación dependerá del tipo de micorriza comercial que se adquiera.

Ventajas

  • Cultivar en tierra es el método más sencillo y permite un mayor margen de error, debido a que la absorción de nutrientes es más lenta y los niveles de pH se suelen mantener estables.

Si se utiliza una tierra adecuada, se podrá proceder a irrigar simplemente con agua cada pocos días y solo será necesario añadir fertilizantes en algunos momentos específicos, como a principio de floración. Gracias a estas características, cultivar en tierra es el método más indicado para los cultivadores principiantes.

Fibra de coco y perlita: máxima precisión

La fibra de coco se utiliza para crear un sustrato muy esponjoso y aireado, que permite un riego frecuente y facilita el máximo desarrollo radicular de las plantas de marihuana, evitando su pudrición. Tanto es así, que algunos cultivadores añaden algo de perlita para aumentar la retención de agua.

La fibra de coco es un sustrato neutro e inerte, es decir, no contiene nutrientes. Por tanto, necesita ser fertilizado añadiendo la cantidad de abonos necesarios en cada riego, cuyos niveles pH y EC deberán ser controlados con precisión en todo momento.

Ventajas

  • Si se respetan con precisión los tiempos de riego y la cantidad de abono necesaria, cultivar en fibra de coco y perlita permite aumentar la velocidad de crecimiento de las raíces. De ese modo se reduce el periodo de desarrollo vegetativo y de crecimiento estructural.

El cultivo en coco requiere mucha constancia y precisión. Es un método que permite mantener bajo control los niveles de pH y la cantidad de abonos necesaria para cada planta o genética de cannabis, según las distintas etapas de vida. Eso sí, puede que no sea el tipo de sustrato más adecuado para cultivadores noveles, ya que, debido a que la planta depende únicamente del alimento que se le proporciona a través del riego, un fallo en este sentido se paga muy caro. No hay demasiado margen de error, y por ende se puede arruinar un cultivo en cuestión de días.

Lana de roca: máxima oxigenación

La lana de roca es un sustrato de origen mineral muy esponjoso, caracterizado por una gran permeabilidad y una altísima capacidad de oxigenación, por lo que se necesita disponer de un sistema automático de riego, algo que hace de este medio uno de los más utilizados en sistemas hidropónicos. La lana de roca es un medio inerte (no contiene nutrientes), por lo que, igual que con el coco, habrá que añadir los fertilizantes al agua en cada riego. Además, los valores de EC y pH tendrán que ser controlados constantemente.

Ventajas

  • La porosidad de la lana de roca permite un desarrollo radicular rápido y denso, previniendo la presencia de agentes patógenos, facilitando un crecimiento vegetativo y permitiendo mantener bajo control la fertilización del cultivo.

Como el método anterior, puede que no sea el sustrato más adecuado para principiantes, sin embargo, bien controlado, puede dar unos resultados espectaculares, ya que permite una aceleración de los procesos metabólicos de la planta.

YouTube video
¿Quieres verlo en vídeo? ¡Visita nuestro canal de YouTube!

Conclusiones

No existe un método de cultivo perfecto para todos, pero sí un sistema adecuado para cada situación. El mejor consejo que podemos ofrecerte es que, si te estás iniciando en el cultivo de cannabis, pruebes las diferentes técnicas, empezando por el cultivo en tierra, el método recomendado tanto para los cultivadores principiantes como para los expertos o para quienes necesitan un sustrato para cultivo en exterior.

Si ya tienes experiencia y quieres hacer un cultivo en interior, es aconsejable probar primero la fibra de coco y perlita, antes de aventurarse en el cultivo en lana de roca, recomendado únicamente para los más expertos.

Y recuerda: una planta de cannabis puede crecer y florecer independientemente del medio, siempre que las raíces tengan espacio para expandirse y acceder a oxígeno fresco, agua y los nutrientes adecuados. Sin embargo, la mayoría de los cultivadores tendrán una fuerte preferencia personal por un sustrato en particular en función de factores como los rendimientos deseados, la facilidad de uso y, sobre todo, el espacio disponible para el cultivo.

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Descuento -40%

Cookies Haze

Desde: 11.00€ 6.60€

Descuento -40%

Lemon Haze Auto

Desde: 11.00€ 6.60€

Descuento -40% Nueva, Genética americana

Strawberry Haze Auto

Desde: 8.50€ 5.10€

Comparte: