Cannabis-bonsai

Cómo hacer un bonsái de marihuana

Por: Daniel C. Cultivo

Las plantas de marihuana bonsái no son ni mito ni leyenda. Son formas muy reales y divertidas de autocultivar una variedad de cannabis en una maceta. Después de todo, ‘bonsái’ simplemente significa «plantado en una maceta» en japonés. Y al igual que los antiguos bonsáis japoneses que todos conocemos, el cannabis también se puede moldear en miniatura, mediante la poda y el recorte, para que sea estéticamente deslumbrante. A continuación te explicamos cómo lograrlo.

Los bonsáis de cannabis nacen esencialmente en conflicto, ya que un bonsái se cría buscando la longevidad y una pequeña estatura, mientras que el cannabis se cultiva para el rendimiento y la cosecha anual. De hecho, algunos cultivadores de bonsáis empedernidos no creen que el cannabis sea compatible con el espíritu que rodea a este arte de la jardinería. Pero si puedes olvidarte de obtener una planta de marihuana convencional, es difícil no dejarse impresionar por ellos.

Los bonsáis no están genéticamente predeterminados para crecer pequeños, como uno podría creer instintivamente. En cambio, provienen de semillas de árboles normales (bambú, cerezos, manzanos…) que se entrenan para producir réplicas a pequeña escala que son idénticas en todos los sentidos (menos en el dimensional, claro está). Y ahí es donde se pone interesante para los cultivadores de marihuana: si todo es cuestión de entrenamiento, ¿es posible hacer un bonsái con semillas de cannabis feminizadas?

La respuesta es sí. El cannabis es una especie que es naturalmente flexible, un práctico mecanismo de defensa que asegura su supervivencia en circunstancias extremas, por lo que puedes entrenarlo para que crezca en prácticamente cualquier forma que puedas imaginar. Y si lo haces bien, tu planta puede lucir como un bonsái de marihuana.

¿Por qué alguien querría un bonsái de marihuana?

El cannabis crece mucho más rápido que los árboles, algo que desde luego es un handicap para hacer bonsáis. Pero, afortunadamente, esto también significa que puedes adentrarte en esta disciplina sin el compromiso de tirarte décadas cuidando una planta. Perder un bonsái después de tanto tiempo puede resultar devastador y la experiencia puede ser un poco más suave si comienzas con una planta de cannabis que tiene un ciclo anual.

Los bonsáis en realidad tienen que ver con el arte, porque requieren paciencia y cuidado; y el resultado, cuando se hace bien, puede ser extremadamente satisfactorio. Son como criaturas diminutas, se ven como árboles y también pueden vivir durante mucho tiempo.

Otra ventaja de los bonsáis de cannabis son las limitaciones de tamaño: te permite cuidarlos de forma discreta y sin riesgos. No obtendrás tanto rendimiento como lo harías con una planta normal, pero también es una experiencia divertida para aprender todo sobre el autocultivo de marihuana, porque si nunca antes lo has probado, es una excelente manera de iniciarte.

Lo que necesitarás para crear un bonsái de marihuana

  • Una planta de cannabis de 2-3 semanas, ya en maceta.
  • Taladro con broca pequeña.
  • Hilo de jardinería o alambre delgado.
  • Estaca de madera delgada o tutor.

Pasos para conseguir un bonsái de cannabis

  1. Para empezar, tienes que preparar tu maceta para plantar. Una maceta pequeña es crucial para mantener la tradición del bonsái. Sin embargo, la forma y el tamaño dependen totalmente ti: puedes optar por macetas circulares, rectangulares, profundas o poco profundas.
  2. Haz varios agujeros alrededor de los lados de la maceta, por donde pasarás la cuerda de jardinería, con el propósito de suspender las ramas de tu bonsái en varias direcciones.
  3. A continuación, coloca el tutor de madera justo al lado del tallo de tu planta de cannabis. También puedes utilizar dos tutores. Su propósito es ayudarte a guiar la posición del tronco del bonsái. Luego enrolla el tallo a la estaca de la manera que deseas, átalo con la cuerda y conéctala a uno de los agujeros más cercanos que hayas taladrado en la maceta.
  4. Ahora es el momento del entrenamiento de las ramas. Piensa en la dirección en la que quieres que vayan las ramas y simplemente átalas con una cuerda y luego conéctala a los agujeros perforados. Si tu visión de las ramas es horizontal, puede atarlas con más fuerza. Por otro lado, si prefieres un estilo vertical, no aprietes demasiado los tensores.
  5. Quinto, es hora de podar las ramas. Cuando tu bonsái de cannabis crece, es necesario podar los brotes nuevos para limitar su tamaño, permitiendo crear esa apariencia tradicional de bonsái mientras facilitas el flujo de aire y luz a las partes inferiores. No cortes las ramas vitales ni el tallo apical, porque esto solo impedirá el crecimiento.
  6. Cuando tu bonsái de cannabis finalmente haya alcanzado el final de la floración, lo que sabrás por la presencia de tricomas blancos y lechosos, ya puedes cortar los cogollos. Deja los cogollos cortados en una habitación oscura bien ventilada para que puedan secarse bien, para posteriormente realizar el proceso de curado.
Cómo hacer un bonsái de marihuana

¿Quieres ver cómo se lleva a cabo el proceso? ¡Nuestro compañero Santiago ha preparado un sencillo Reel resumiendo el proceso! Esta y muchas más publicaciones están disponibles en nuestro perfil de Instagram.

¿Cuánto vivirá mi bonsái de cannabis?

Después de que hayas cosechado los cogollos, puedes conservar la planta como una obra de arte, ya que se la puede devolver a un estado vegetativo cambiando el ciclo de iluminación, por lo que puedes tener un bonsái de cannabis durante varias temporadas. De hecho, este tipo de plantas están ganando mucha popularidad, especialmente entre los cultivadores de interior que buscan mantener plantas madre discretas sin que ocupen demasiado espacio.

Vale la pena señalar que cada temporada puede resultar en una pérdida de potencia de los cogollos. Los tallos también pueden volverse más rígidos con el tiempo. Esto hace que tu bonsái sea más difícil de moldear. Si planeas mantenerlo durante uno o dos años, asegúrate de darle la nutrición adecuada y recortar las raíces cuando llenen la maceta.

Puedes seguir estos pasos:

  • Corta solo el tercio superior de la planta cuando esté lista para ser cosechada. Aquí es donde están todos los cogollos más grandes.
  • Recorta extensivamente el tercio central de la planta, eliminando todas las hojas amarillas viejas.
  • Deja los pequeños brotes en el tercio inferior del tallo. Estos pequeños brotes son los que iniciarán el proceso de regeneración de la planta.
  • Dale a tu bonsái 18 horas o más de luz y una gran cantidad de nitrógeno para que vuelva a pasar a la etapa vegetativa.

¿Qué variedades utilizar para hacer bonsáis de cannabis?

Estamos seguros de que los amantes de la marihuana encontrarán la manera de convertir cualquier cepa de cannabis en un bonsái. No hay motivo por el que no puedas hacerlo, pero creemos que existen variedades específicas más adecuadas para lograrlo. Como aquellas que no tienen mucho estiramiento y son compactas, con hojas pequeñas y tallos gruesos y resistentes.

Aquí te recomendamos algunos ejemplos con los que podrás adentrarte en el fantabuloso mundo de los bonsáis de marihuana con grandes posibilidades de éxito:

  • Super OG Kush: no crece demasiado alto, se adapta prácticamente a cualquier clima y produce un follaje de arbusto denso, que se ve impresionante como un bonsái.
  • Silver Widow: otro híbrido índica que funciona bien, pues es muy resistente, no requiere un espacio extraordinario y tiene hojas grandes que se ordenan de forma densa cerca del tallo central.
  • Gelato-K: muy fácil de cultivar y muy adaptable a técnicas de entrenamiento de bajo estrés (LST). Y que en forma de bonsái te regalará unos cogollos tan deliciosos que seguro te convencen para plantarla en formato ‘king size’.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Genética americana

Super OG Kush

Desde: 8.50€

Silver Widow

Desde: 11.00€

Genética americana

Gelato-K

Desde: 11.00€

Comparte: