descarboxilacion-marihuana

Todo lo que necesitas saber para descarboxilar tu marihuana correctamente

Por: Daniel C. Cultivo

¿Descarbo…qué? Sin duda, este término puede sonar a chino a cualquier neófito en el mundo del cannabis. Por eso en este artículo te contamos todo lo que hay que saber sobre este proceso de activación de los cannabinoides y por qué es necesario para disfrutar de todas las propiedades de esta maravillosa planta. Acompáñanos.

La descarboxilación es una reacción química que tiene lugar cuando aplicamos calor al cannabis y que provoca un cambio molecular en sus cannabinoides. De forma natural, con la planta en fresco, estos se encuentran en su forma ácida, como en el caso del THCA y CBDA.

Estos cannabinoides ácidos no provocan los efectos psicoactivos o terapéuticos que tanto nos gustan de la marihuana. Para ello, deben ser activados mediante la descarboxilación.

La descarboxilación es posible gracias a que estos cannabinoides son térmicamente inestables y, al someterlos a altas temperaturas, perderán el grupo carboxilo de su molécula. Este se compone por un átomo de carbono, dos oxígenos y un hidrógeno; y también recibe el nombre de grupo de ácido carboxílico. 

Cuando este grupo carboxilo se desprende por efecto del calor, lo hace en forma de CO₂ (dióxido de carbono). De este modo, se obtienen las formas activas de los cannabinoides, como el thc y el CBD.

¿Cómo se descarboxila la marihuana?

La temperatura de descarboxilación de la marihuana se encuentra entre los 100 °C y los 140 °C y puede tardar de 30 a 60 minutos en completarse, dependiendo del método. Sin embargo, cuando se produce la combustión al encender un porro, las temperaturas son mucho mayores, por lo que el proceso se realiza de forma inmediata.

Para llevar a cabo la reacción con éxito y conseguir un producto final de calidad, es recomendable conservar intactos el máximo de cannabinoides y otros compuestos de la planta, como los terpenos. La temperatura de ebullición del THC y el CBD se encuentra en los 157 °C y 160-180 °C respectivamente, por lo que debe controlarse el calor por debajo de esos límites.

La descarboxilación natural de la planta de cannabis

De forma natural, mientras se encuentran en la planta viva, los cogollos mantendrán sus cannabinoides ácidos en la resina formada por tricomas. Cuando cortamos estos cogollos y los ponemos a secar, sin embargo, empieza a producirse la descarboxilación natural de la planta.

La exposición de los cogollos a la luz y los elementos hace que los cannabinoides ácidos pierdan sus grupos carboxilos con el tiempo a través del proceso de oxidación. Sin embargo, este proceso puede tardar meses y es muy difícil controlar el resultado. Por ello, aquí van otros métodos más efectivos y que puedes hacer en casa.

Fumar y vapear, la descarboxilación más obvia

Al fumar o vapear los cogollos de marihuana se provoca la descarboxilación de los cannabinoides a causa de la combustión y la vaporización, respectivamente, ya que a través de estos métodos se alcanza la temperatura necesaria para que esto suceda.

Sin embargo, muchas otras propiedades de la planta se pierden en el proceso de combustión cuando fumamos marihuana. Debido al exceso de calor, esta forma de descarboxilación es poco efectiva para aprovechar todos los terpenos y cannabinoides de la planta.

Los vaporizadores, en cambio, calientan la marihuana poco a poco y logran alcanzar el punto de ebullición de sus terpenos y cannabinoides de forma controlada.

Sin embargo, cada vez más, los usuarios prefieren consumir cannabis a través de otros métodos, como la ingesta de comestibles, para cuidar la salud de sus pulmones. Por eso, es necesario descarboxilar previamente la marihuana antes de ingerir. A continuación te explicamos varios métodos para hacerlo en este caso.

Cómo descarboxilar la marihuana en el horno

Cuando se utiliza el horno en un laboratorio, la descarboxilación puede lograrse en 30 minutos a 140 °C. En casa, sin embargo, la temperatura del horno y la homogeneidad de la hierba están menos controladas, por lo que iremos poco a poco a una temperatura más baja:

  1. En primer lugar, retira la bandeja del horno y cúbrela con papel de hornear.
  2. Precalienta el horno a 115 °C.
  3. Pica las flores de cannabis y colócalas uniformemente sobre la bandeja.
  4. Introduce la bandeja con cuidado en el horno y pon la marihuana triturada a hornear durante 20 minutos a 115 °C.
  5. Remueve la marihuana con cuidado para asegurarte de que todos los trozos recibirán la misma temperatura.
  6. Déjala hornear durante 25 minutos más, aproximadamente. Unos 45 minutos en total.

Este procedimiento funciona muy bien con cogollos secos, pero si los cogollos están aún frescos, contendrán más agua, por lo que el tiempo de horneado se verá ampliado a más de una hora.

¿Que no tienes horno? No te preocupes, también puedes usar tu microondas.

Cómo descarboxilar la marihuana en el microondas

Este método es más rápido, aunque menos preciso:

  1. Pica la marihuana hasta molerla y conseguir una consistencia homogénea.
  2. Colócala en un recipiente apto para microondas.
  3. Programa el microondas durante 90 segundos a máxima potencia.

Cuando haya terminado de calentarse, retira el cannabis del microondas y huélelo. No debería oler a quemado, pero sí desprender un fuerte aroma. Si crees que aún no está lo suficientemente caliente, dado que no se ha oscurecido y no desprende ese olor distintivo, remuévelo y programa el microondas durante 60 segundos más. Repítelo a menor temperatura durante más tiempo si lo crees necesario. Lo importante es lograr la descarboxilación sin quemar la hierba.

YouTube video
¿Quieres aprender más? Consulta nuestro vídeo en YouTube

Descarboxilación al vacío, el método de los expertos

Si lo que buscas es tener un control absoluto sobre el proceso de descarboxilación, esta es tu forma de hacerlo. Podrás controlar la temperatura y el tiempo en todo momento, dado que se utiliza un termómetro y agua hirviendo, con lo que no se superan los 100 °C y la marihuana conserva muchas de sus propiedades intactas.

  1. Pica la marihuana hasta obtener una mezcla homogénea de hierba triturada.
  2. Pon a hervir una cacerola con agua.
  3. Cuando hierva el agua, baja el fuego y coloca un termómetro en la cacerola para asegurarte de que se mantiene entre los 95 y los 100 °C.
  4. Mete la marihuana triturada en una bolsa hermética, séllala al vacío e introdúcela en el agua. Cocina el cannabis de este modo durante 60 minutos.

Aunque este método pueda llevar más tiempo, sus resultados son excelentes y permite evitar el fuerte olor que desprende el cannabis con las otras formas de descarboxilación anteriormente descritas.

Triturar la marihuana, un paso clave en la descarboxilación

En todas las recetas puedes ver un elemento común: el primer paso es triturar la marihuana. Este proceso garantiza una descarboxilación homogénea. Debes picar y triturar los cogollos y lograr así los mejores resultados, sea cual sea el método que elijas.

Ahora que ya has logrado activar sus preciados cannabinoides, ¿Cómo conservas la hierba? Muy fácil, mete la marihuana en un recipiente de cristal y guárdala en la nevera. De este modo la mantendrás fresca y lista para utilizar en tus recetas preferidas. ¡Bon appetit!

Kannabia Seeds Company sells to its customers a product collection, a souvenir. We cannot and we shall not give growing advice since our product is not intended for this purpose.

Kannabia accept no responsibility for any illegal use made by third parties of information published. The cultivation of cannabis for personal consumption is an activity subject to legal restrictions that vary from state to state. We recommend consultation of the legislation in force in your country of residence to avoid participation in any illegal activity.

Cannabinoides, THC Bajo

CBG Auto

Desde: 14.00€

Cannabinoides

THCV

Desde: 14.00€

Cannabinoides, THC Bajo

CBDV Auto

Desde: 14.00€

Comparte: