PandillaTHC_destacada

La pandilla del THC: cómo distinguir entre THC, THCV, THCB y THCP

Por: Daniel C. Cultura

A medida que la legalización de la marihuana se extiende alrededor del globo, los cannabinoides de esta planta parecen multiplicarse ante la mirada atónita de la comunidad científica. Lejos quedan los días en que el THC era el rey del mambo; ahora tiene muchos hermanos que reclaman el protagonismo. Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre el THCV, el THCB y el THCP, qué los hace especiales y por qué deberíamos seguirlos muy de cerca.

A pesar de que existen alrededor de 130 fitocannabinoides en la planta de cannabis, muchos de ellos no se han logrado aislar todavía, por lo que sus propiedades están plagadas de misterio. Sin embargo, el THC se descubrió en Israel en los años 60, por lo que el funcionamiento de esta molécula es algo más conocido.

El THC, también llamado científicamente como Δ⁹-tetrahidrocannabinol, es un compuesto sedativo-hipnótico al que se le atribuyen los efectos psicoactivos de la planta del cannabis, por lo que es el responsable del “subidón” de la marihuana.

El THC ejerce este efecto mediante la activación de los receptores CB1 y CB2 de nuestro sistema endocannabinoide, un sistema de neuromodulador responsable de mantener el equilibrio de nuestro cuerpo y regular muchas de las funciones que afectan a nuestra salud.

Mediante esta interacción, el THC puede ejercer efectos analgésicos y antiinflamatorios, entre otras aplicaciones terapéuticas, por lo que es de gran interés en la industria del cannabis medicinal. Por otro lado, los consumidores de marihuana con fines recreativos siempre han mostrado predilección por las variedades ricas en THC.

Con la llegada de nuevos cannabinoides, sin embargo, todo esto podría cambiar. ¿Es el THC el cannabinoide más psicoactivo? ¿Y el que tiene más propiedades terapéuticas? Vamos a descubrirlo.

THCV, la flamante estrella del cannabis medicinal

Δ⁹-tetrahidrocannabivarina (THCV) es un compuesto menor que suele encontrarse en muy baja proporción en comparación con los principales cannabinoides, como el THC y el CBD. Sin embargo, según un estudio publicado el 2020 en el ‘Journal of Cannabis Research’, este cannabinoide tiene más de una acción interesante en nuestro cuerpo:

  • Reduce el apetito.
  • Aumenta la saciedad.
  • Activa el metabolismo.
  • Función neuroprotectora.
  • Control glucémico.

Al contrario que el THC, cuyo consumo puede generar hambre o los famosos “munchies” del cannabis, este cannabinoide podría utilizarse para perder peso, así como para el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2.

Todas estas funciones se deberían a la capacidad de interacción del THCV con nuestro sistema endocannabinoide. El THCV es un antagonista del receptor CB1, es decir, se une al receptor, pero no lo activa e impide que otros cannabinoides puedan activarlo.

Lo curioso es que el THC y el THCV tienen una estructura química muy similar, que se diferencia principalmente por dos átomos de carbono en la cadena lateral que hacen que la del THCV sea más corta.

Esta pequeña diferencia es suficiente para generar toda una miríada de acciones totalmente opuestas a su hermano mayor, el THC, reduciendo incluso su psicoactividad, y que convierten a este fitocannabinoide en la nueva estrella del cannabis medicinal, bautizándose incluso como la “hierba dietética”.

El THCV se encuentra naturalmente en la marihuana en cantidades muy pequeñas, pero en Kannabia hemos sido capaces, gracias a un intenso trabajo de ‘breeding’ y estabilización, de lanzar al mercado nuestra variedad THCV, capaz de producir cantidades aceptables de este compuesto (en concreto con un 7% de THCV) para que puedas comprobar por ti mismo sus virtudes.

THCP, el nuevo rey de la psicoactividad

Este cannabinoide está dando mucho de qué hablar en la industria del cannabis y no es para menos. Desde que un grupo de científicos italianos lo descubriera en 2019, fruto de los avances de la espectrometría de masas (una herramienta que los científicos utilizan para pesar la masa de los átomos e identificar compuestos), su gran potencia como psicoactivo se ha llevado el protagonismo de sus hermanos de cadena THC.

El Δ⁹-tetrahidrocannabiphorol (THCP) comparte la estructura química del THCV y el THC, pero su cadena lateral de carbonos es más larga que la de este último. También tiene la capacidad de unirse con el receptor CB1 y activarlo, por lo que su acción es agonista como en el caso del THC.

Sin embargo, su nivel de afinidad con el receptor parece ser 30 veces mayor que en el THC, por lo que tiene más facilidad para unirse a este receptor. De este modo, se le atribuye un gran potencial psicoactivo que podría superar al “subidón” provocado por el THC.

Esto podría deberse a que la capacidad de unión entre los cannabinoides y el receptor CB1 está directamente relacionada con la longitud de su cadena lateral. Esta teoría ya se había probado en el laboratorio con cannabinoides sintéticos de más de 5 carbonos en su cadena lateral. Sin embargo, antes del THCP, nunca se había encontrado un fitocannabinoide natural con una cadena tan larga de 7 carbonos.

El descubrimiento de este nuevo cannabinoide podría explicar por qué algunas variedades con bajo porcentaje de THC muestran efectos psicoactivos tan potentes, por lo que posiblemente se estaría obviando su cantidad de THCP.

Las propiedades terapéuticas de este nuevo fitocannabinoide aún se encuentran en vías de investigación, pero ya se esperan grandes cosas de él. Por el momento, el estudio italiano demostró que solamente con la mitad de la dosis del THC, el THCP ejercía los mismos efectos analgésicos en ratones, por lo que el interés en su aplicación medicinal quedaría plenamente justificado.

THCB, el hermano tranquilo de los nuevos cannabinoides

El mismo equipo de investigación que descubrió el THCP en 2019, puede adjudicarse el aislamiento de este nuevo cannabinoide, el THCB o Δ9-tetrahidrocannabutol. Poco se conoce sobre este compuesto, pues ha pasado algo más desapercibido que el THCP, a pesar de que su estructura química es muy similar.

Por el momento conocemos lo que ocurrió en la Universidad de Módena, donde los investigadores consiguieron aislar el THCB junto con otro nuevo cannabinoide, el CBDB, de una variedad medicinal de Cannabis Sativa.

Durante el estudio se realizaron pruebas para determinar la capacidad de unión del THCB con los receptores CB1 y CB2, que resultó ser similar a la del THC. Además, se probaron sus propiedades terapéuticas en ratones y el resultado fue positivo, pues se observaron efectos analgésicos y antiinflamatorios.

También los efectos más comunes del THCB pueden ayudar a inducir una sensación de relajación profunda y somnolencia. Esto sugiere que podría resultar una ayuda útil para muchas personas que tienen problemas para conciliar el sueño. Dado que el insomnio es una razón frecuente para el uso de cannabinoides, el THCB es un compuesto prometedor que puede tener una mayor popularidad y un uso más amplio en el futuro.

Sin embargo, harán falta realizar más estudios para conocer todas las aplicaciones de este nuevo cannabinoide. El THCB es todavía muy nuevo, con un solo estudio hasta la fecha que confirma su existencia y que apenas describe superficialmente sus propiedades.

Ahora que ya conoces las principales diferencias entre los integrantes de la pandilla del THC, es fácil deducir que esto es solamente el comienzo. La legalización del cannabis en algunos países ha abierto las puertas a la investigación de esta planta milenaria, que a pesar de su antigüedad no deja de sorprendernos.

Kannabia Seed Company vende a sus clientes un producto de colección, un souvenir. No podemos y no daremos consejos de cultivo ya que nuestro producto no está diseñado para este propósito.

Kannabia no se responsabiliza del uso indebido que terceros hagan de la información publicada. El cultivo de cannabis para consumo personal es una actividad sujeta a restricciones legales que varían de estado a estado. Recomendamos consultar la legislación vigente en su país de residencia para evitar la participación en cualquier actividad ilegal.

Cannabinoides

THCV

Desde: 14.00€

Cannabinoides, THC Bajo

CBG Auto

Desde: 14.00€

Colombian Jack

Desde: 11.00€

Comparte: